lunes, 8 de junio de 2015

Selección de Calabazas en el Trastero: Máscaras

Hace unos días que salió la lista de relatos seleccionados para el último número de Calabazas en el Trastero y mi relato ha sido seleccionado. Me gustó mucho el tema de esta convocatoria y tuve multitud de ideas, al final la falta de tiempo hizo que solo escribiera un relato y me decidí por una historia ambientada en el antiguo egipto en la que hablo sobre todo de herencias familiares y paternidad. Me gustó mucho como me quedó el relato, espero que lo disfrutéis también vosotros cuando se publique. Ya avisaré cuando salga el libro.

 Aquí os dejo la lista de seleccionados:

Al otro lado (Sergio Moreno Montes)
Atrapada (Enrique Cordobés)
El lúgubre sonido de los Tam-Tams (Jesús Ayuso)
El teatro de las máscaras (Luis Zurriaga)
El verdadero rostro del odio (Edgar Sega)
Fiesta pagana (Aitor Solar)
Gabinete de curiosidades (Juan Ángel Laguna Edroso)
Hipócrita lector (Xuan Folguera)
La bendición de Apofis (Raelana Dsagan)
La máscara de la muerte beige (Miguel Martín Cruz y Gema del Prado Marugán)
La máscara del destino (Aitor Heras Rodríguez)
La nueva, vieja pirámide (Vicente Silvestre Marco)
Olvidarás mi nombre (Victor Selles)

sábado, 21 de febrero de 2015

Tercera ronda de las microjustas: El principio del fin

La tercera ronda fue la que me resultó más complicada, los temas propuestos eran monumentos famosos y teníamos que escribir un micro ambientado en esos momumentos, que tenían que ser esos en concreto y la historia no podía parecer que sucediera en otros del mismo tipo. No es nada fácil ambientar en un lugar y meter personajes e historia en cincuenta palabras. De un primero vistazo a los temas me atrajo la Alhambra, jugué con la idea del color rojo, porque es lo que más la diferencia de otros palacios y fortalezas, de todas formas tenía mis dudas de si existía alguna otra fortaleza roja lo que me habría estropeado la premisa. Intenté meter el ambiente árabe también, que el momumento se reconociera y que tuviera peso en el micro.

Cuando lo terminé fui a colgarlo sin querer darle más vueltas, pero el foro estaba caído. Sucedieron entonces varios días interminables en los que no conseguía entrar al foro, preocupada por si me quitaban el tema y sin ideas para los otros monumentos. Me consolaba que todo el mundo estaba igual. Hubo gente que en determinados momentos pudo entrar al foro y me contaron que en el tema de la Alhambra ya había un micro. Un micro de Grouch. 

Aquí tengo que contar que ayer me echaron la bronca porque no juego con estrategia, y me voy a enfrentarme con micros muy buenos en lugar de ir a por micros con los que tenga posiblidades de ganar. Tengo que confesar que no es que yo sea suicida de por sí (bueno, un poco sí), pero que sí me lo pienso, al menos esta vez me lo pensé; cuando me dijeron que el micro de la Alhambra era de Grouch estuve mirando otros temas pensando en escribir otro micro. Aunque no había podido leer el suyo, ella es muy buena y yo tenía mucho miedo. En fin, se me ocurrieron ideas para las pirámides de Giza y para el Coliseo, el problema era que eran historias que podrían haber sucedido en cualquier otra pirámide y en cualquier otro anfiteatro y no veía que cumpliera la premisa. No se me ocurría nada más y además llevaba una semana agobiada y con poco tiempo, asi que, cuando volvió el foro, me fui al tema de la Alhambra. Me leí el micro de Grouch y me gustó mucho, el mío también me gustaba, no lo veía peor que el suyo pero tampoco mejor, veía un duelo muy igualado. No fue una buena decisión de estrategia, lo admito, pero es que veía que si me lo pensaba me podían quitar el único tema para el que se me había ocurrido algo.

Grouch me ganó por 2-1 y yo me veía ya fuera de las justas, aunque al final las cosas quedaron muy igualadas y me enfrenté a la última ronda con la esperanza de pasar de fase e intentando ser estratega por una vez. 

Pero las desventuras con la cuarta ronda ya os las cuento otro día, ahora os dejo el micro de la Alhambra.


Destino
Esa noche abandonó el harén, acarició los leones de la fuente y subió a la torre. El niño que no quería ser sultán se preguntaba por qué llamaban a su hogar la fortaleza roja. Ahora lo sabía. Al retirar las manos del muro, las tenía manchadas de sangre.



miércoles, 18 de febrero de 2015

Gran Sol en Maelstrom

Mi relato Gran Sol ha sido publicado este mes en la web de Maelstrom. Es uno de mis relatos favoritos, porque después de una época de historias muy oscuras, esta fue la primera que escribí en la que había esperanzas, donde se veía la fuerza para luchar, para seguir adelante aunque las posiblidades de triunfo fueran nulas y a pesar de que el mundo se desmorona a tu alrededor. Está estructurado alrededor de dos personajes, uno de ellos fuerte, decidido y desesperado; el otro débil, pasivo y con el miedo de quien a pesar de no tener nada siente que tiene algo que perder. Tengo más relatos estructurados alrededor de dos personajes parecidos y el final es similar, pero mientras que en los otros relatos la huida del personaje desesperado es hacia la muerte, y eso lo veo yo muy claro aunque en los relatos lo suelo dejar en el aire, en este relato la huida es hacia la vida. Es posible que el lector no se de cuenta, no tengo muy claro qué es lo que percibe, pero yo sí lo sé. Sé hacia dónde van mis personajes después del punto final.

Gran Sol no es un relato actúal, lo escribí hace algunos años y fue un relato afortunado, porque obtuvo un accesit en el concurso Ovelles Eléctriques y muy buenas críticas en su momento; decidí enviarlo a Maelstrom porque aunque no sea inédito, creo que es un buen relato y hace ya tanto tiempo que nadie llega a la página del Ovelles si no es buscándolo expresamente. Cuando cuelgas relatos te alegras de que estén disponibles para que cualquiera pueda leerlos, pero en la realidad lo cierto es que nadie bucea en las páginas buscando relatos y solo leen lo que les llega, lo inmediato, y podría compartirlo yo misma en las redes sociales, pero entonces solo os llegaría a vosotros y gracias a colgarlo en una nueva página es posible que el relato llegue a gente que no me conoce, es posible que esos desconocidos lo lean y lo disfruten.

Y lo cierto es que ha pasado, Maelstrom tiene una lista de correo que recibe el relato antes de que sea colgado en su web y cuando enviaron el mío, empezaron a llegarme comentarios. Algunos de amigos que no lo habían leído antes, otros de desconocidos que descubrí gracias a que el twitter de la web los estaba compartiendo. Os puede parecer una tontería, pero son tan pocos los comentarios que recibo que cualquiera de ellos supone una gran alegría. Es la sensación de que estás haciendo algo bien, de que ha gustado, de que lo que haces le interesa a alguien. A veces un comentario es lo que te impulsa a seguir adelante cuando estás a punto de rendirte. 

Como curiosidades, os comento que el título se lo "tomé prestado" a una canción de Marlango, de un disco que escuchaba mucho en la época en la que lo escribí y es también uno de mis primeros relatos de ciencia-ficción. 

Os dejo el link al relato, sé que algunos de vosotros lo habéis leído ya, pero así podéis conocer la página y echar un vistazo al resto de los relatos que tienen allí. 





Van Gogh - Sauces a la puesta de sol

martes, 10 de febrero de 2015

Microrrelato: Último Deseo

En la segunda ronda de las microjustas, el tema con el que debía hacer el micro era: "La ciudad donde vivo ha crecido de espaldas al cielo" y en él debía aparecer la palabra espaldas. Esto fue lo que me salió.



Último deseo
Crecimos en la oscuridad. Convertimos las rocas en hogares y los calentamos gracias al núcleo de este planeta. Nos hundíamos, cada día un poco más. Y ahora el frío está delante de nosotros igual que a nuestras espaldas. Lloran y yo me alejo.
Quiero ver las estrellas.




Evening Star - Georgia O'Keefe

miércoles, 4 de febrero de 2015

Micorrelato: Tragafuegos



Comienza una nueva edición de las microjustas y allá que me he lanzado. En esta ocasión me han metido en el grupo fuego y para la primera ronda elegí el tema "dragón". Aunque no os lo creáis, este tema no fue mi primera opción, pero llegué tarde a postear en el otro y pensé que tenía que escoger este, era el destino. No tuve contrincante, así que mi dragón se quedó solito.

Aquí os dejo el micro:



Tragafuegos
Las llamas salían de su boca y en medio del espectáculo él se reía diciendo que era un dragón. En cada ciudad seducía a una muchacha, todas desaparecían sin dejar rastro a los pocos días. A sus compañeros del circo les decía que era porque roncaba. Era verdad.


Esta preciosa  foto la he tomado prestada de la página: Fronterad: Hombre incombustible. Si alguien conoce al autor que me lo comente y lo añado.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Crónica de la Hispacón 2014 - MIRcon

Segunda Parte

El domingo ya teníamos la experiencia del día anterior así que nos levantamos temprano y decidimos no desayunar y hacerlo cuando llegaramos a Montcada, para coger el cercanías lo más pronto posible y llegar a las diez allí. No tuvimos problemas al llegar a la estación, pasaba un tren a los pocos minutos. Nos subimos, íbamos a llegar a buena hora, llegamos a nuestra parada... y el tren pasa de largo sin pararse. Minutos de conmoción, tuvimos que bajarnos dos paradas después y esperar un tren que fuera en el sentido contrario (con los habituales ya misteriosos cambios de anden mientras esperábamos) y que parara en Montcada porque no, todos los trenes no paran ¬¬ El tren tardó como una hora (o a mí al menos se me hizo eterno) y volvimos a llegar tarde.

El cercanías... hacía un día precioso para quedarse abandonada en mitad de la nada :p


Nos habíamos perdido la primera conferencia de la Aznarcon, o eso pensábamos, pero de todas formas nos metimos dentro. Resultó que el ponente también había llegado tarde así que al final no nos perdimos tanto creíamos. La Aznarcon fue mi gran descubrimiento de la Hispacón, nunca había ido porque me parecería raro eso de meterme en una convención sobre una saga de la que no sé nada, pero lo cierto es que fue de las mejores que vi. Hablaron de la saga de los Aznar, por supuesto, pero también de series de televisión, cine y frikadas varias. El público participó mucho aunque hubo alguno que no se atrevió a decir que había visto el final de una serie para que no le preguntaran (¿verdad, Pedro? :p). En el descanso entre charlas nos dieron una acreditación en plan "bienvenidos a la secta" que me hizo sentir muy acogida y no como si me hubiera colado. No, en serio, gente majísima y lo pasé en grande con ellos.

No nos amenazaron para que nos quedáramos, era la gente de Stargate que se unió a la charla sobre series.

Después de la Aznarcon nos quedamos a una charla sobre Librojuegos y Narrativa No Lineal que daba Zonk "Demonio Sonriente". Estuvo bien, distinta a otras conferencias sobre libros juegos que he visto y con cantidad de datos. No es malo que diera tantos datos, pero yo habría agradecido a Zonk que respirara además de hablar porque iba tan rápido que cuando mi cabeza intentaba asimilar lo que había dicho ya estaba con otra cosa, encima cosas interesantes que no quería perderme. El chico además estaba supermotivado, es de esos que te transmiten el entusiasmo por lo que está contando, es muy posible que ese sea su ritmo normal y no que intentara darnos dos conferencias en el tiempo de una. A pesar de salir un poco aturdida la conferencia me gustó mucho.


No conseguí hacerle una foto en la que no saliera hablando.

Para la comida nos volvimos a reunir con el grupo de Jesús Fernández y Sergio Mars, que habían descubierto un sitio para comer en plan típico pero barato. Todo comida sana y natural, a base de morcillas, chorizos, carne de jabalí y embutidos varios que seguro que tienen nombre pero si me enteré no me acuerdo. Me enseñaron cómo se prepara el pan tumaca y una chica se atrevió a probar los calçots y comentamos recetas de cocina. 

No nos quedamos para el café, pues queríamos ver la conferencia de Christopher Priest que era en el teatro, donde todavía no habíamos entrado. El sitio era muy impresionante y la mesa se situaba en el escenario. Tenían una pantalla, pero no proyectaron nada, solo fue la conversación entre el presentador/traductor y Priest y no hizo falta nada más, fue muy interesante. Mi inglés era muy básico y yo temía no enterarme de nada, pero el traductor iba despacio, traduciendo primero las preguntas y luego las respuestas. Se atascó un poco con las preguntas del público, pero yo creo que porque a la gente le cuesta concretar sus preguntas y se perdió. Se hizo corta la conferencia y creo que la gente se quedó con las ganas de seguir hablando con él.

Christopher Priest

Nos gustó tanto la conferencia de Priest que decidimos quedarnos a la siguiente, de Nina Allen, su mujer. En esta ocasión había una presentadora que hacía las preguntas y una traductora que las traducía. A Nina Allen no la conocía de nada, pero me causó también muy buena impresión. Llegó a hacer alguna broma que se perdió en la traducción y no tuvo problemas tampoco en mantener el interés solo con la conversación.

Nina Allen

Después empezaba una charla con Karin Tidbeck, pero como ya la habíamos visto en Gigamesh el viernes pensamos que sería lo mismo y no nos quedamos. Acompañamos a Pedro Moscatel al hotel porque quería descansar un rato antes de la cena y decidimos ir a hacer el juramento de la Guardia de la Noche. Por supuesto, no sabíamos dónde era.

En el programa solo ponía un escueto: "Plaza de la Iglesia". No había nadie de la organización por allí, porque todas las actividades de la tarde eran en el teatro, así que decidí preguntarle al chico de la recepción del hotel:
«¿No tenéis GPS?»
«Lo busco en google, pero me sale la plaza de otro pueblo»
«En el centro del pueblo hay una iglesia, puede que sea esa...»
Ante la precisión de las indicaciones del joven, sugerí volver al teatro y buscar a Rafa González, que nos había dicho que quería ir y que esperábamos que supiera cómo (y si no sabía, para no perdernos solos). Encontramos a Rafa en la sección de los stands y me presentó a Ignacio Borraz. También nos volvimos a encontrar alli con Sofia Rhei, que es muy amable e intentó que yo socializara, pero yo es que soy tan tímida y tan desastre para eso (snif), pero le agradezco mucho el esfuerzo. Dame tiempo, Sofia.

Partimos, pues hacia el Mur...digo, la plaza del pueblo. Rafa tampoco sabía ir, pero tiene +1 a rastreo y alguna dote de explorador porque llegamos sin problema. El juramento resultó un poco decepcionante. Lo del frío sí lo consiguieron, que parecía que estábamos en Invernalia, pero yo esperaba algo en plan performance, gente disfrazada, algo más de teatro aparte de recitar el juramento.

El arciano ante el que hicimos el juramento. Lo cubrieron de blanco con nieve, pero yo estaba ya con el papel y no hice foto.

Después de eso volvimos al teatro, estuvimos un rato intentando entrar en calor y como la gente iba ya a prepararse para la cena de gala y nosotros no íbamos decidimos volver a Barcelona y buscar un sitio donde cenar. En la parada del cercanías nos pusimos en el anden donde lo habíamos cogido la noche anterior, pero dudábamos y preguntamos a una chica. Ella miraba las vías. Todo estaba oscuro y nos decía. «Viene por ahí». Nosotros alucinando. ¿Cómo lo sabía? Resultó que hay señales secretas, luces que se encienden, que no se encienden o que parpadean y cada una significa una cosa. Creo que Magnus llegó a llamarlo "el cercanías cuántico" o algo parecido.

El lunes la cosa fue más tranquila. Ya sabíamos el horario del tren que teníamos que coger y que paraba en Montcada con lo que fue más fácil la ida. Las conferencias empezaban a las 10:30, con lo que íbamos bien aunque lo cogiéramos más tarde (nota a la futura organización: tener en cuentas los horarios de los transportes a la hora de planificar las conferencias sería una buena idea). Nos encontramos con Rafa y con Ignacio en el tren y aunque llegamos un poco tarde, no tanto como para perdernos la primera conferencia: Tolkien y el Postestructuralismo.

Entramos con la conferencia empezada y nos sentamos en la última fila. El ponente estaba sentado, desde donde yo estaba apenas le veía y... yo lo intenté, de veras que lo intenté. Pillé algunas palabras sueltas: texto, texto y quizás texto. Los ojos se me cerraban. El Postestructuralismo era demasiado para mí. Sí, ya sé que dije que estaba feo salirse de una conferencia a la mitad, yo no quería... pero soy débil. Huí. Intenté salir lo más discretamente que pude y al cerrar la puerta oí al ponente que decía que iba a centrarse ya en el tema. Demasiado tarde, yo ya estaba fuera y pensando que de todas formas en todas las hispacones siempre meto la pata y este año no podía ser menos. Me encontré con Cárdenas en la entrada (es posible que también huyera de algo) y me acompañó a tomar un té.

Ya espabilada entré en la segunda conferencia, sobre las mujeres en juego de tronos. Mis amigos seguían allí y me recriminaron mi marcha, intentaron engañarme diciendo que la conferencia se había animado y había estado genial después de que yo me fuera pero no les creí. Creo que entre el postestructuralismo y yo no hay feeling. En fin, esta segunda conferencia estuvo bien, aunque me hubiera gustado que profundizara más en el papel de la mujer en los libros, que está bien lo de categorizar a cada personaje, pero yo hubiera preferido un análisis de los arquetipos. Cuestión de gustos, supongo. De todas formas estuvo bien.

Mercé Masnou

Nos fuimos al bar después y regresamos para la última conferencia: La representación del entorno en las distopías cinematográficas. Fue una conferencia muy visual, con multitud de ejemplos, en la que quizás el concepto de distopía era demasiado amplio, pero fue muy entrentenida y se hizo corta. Y ese fue el final. La gente se fue yendo a lo largo de la mañana y al final nos quedamos unos cuantos comiendo en el bar de al lado. Nos quedaba un último viaje en cercanías (No te echaré de menos, cercanías) y antes de coger el tren de vuelta nos dio tiempo a darnos otra vuelta por Gigamesh, donde Cárdenas hizo grandes méritos para que lo nombren cliente del año. 

Hubo gente con la que no pude hablar, a Nieves Delgado la vi ya al final cuando se iba, no habíamos coincidido antes y a otra gente también la vi muy de pasada, pero bueno, ya habrá otras ocasiones. La próxima hispacón es en Granada que ¡por fin! me pilla cerca. Y si hay eventos antes ya sabéis que yo me apunto a todo lo que puedo ;).

¡Hasta la próxima!


PD: Añado la explicación sobre el cercanías cuántico de Montcada de Magnus Dagon para los no iniciados:

Sobre el Cercanías, ay, es que hay que explicarlo todo para los no científicos... tienes un cercanías en un pueblo de Barcelona. Mientras no lo estás observando, el cercanías no va ni por un andén, ni por otro. Pero cuando llegas a la parada, tu observación del estado del cercanías hace que se decida aleatoriamente por uno de los dos andenes (lo que he dado en llamar 'Colapso de Hawking del Cercanías de Montcada').

Luego de eso lo mides en una base ortogonal, metes el resultado de la medición en el clásico medidor de observables cuánticos que todos llevamos encima, y ya sabes por qué andén va.

Pero si es que es muy fácil...



domingo, 14 de diciembre de 2014

Crónica de la Hispacón 2014 - MIRcon

Primera Parte

Este año la Hispacón se celebraba en Inverna... digo... en Montcada i Reixac, un pueblo cercano a Barcelona. Aunque empezaba el sábado, hice el viaje el viernes con mis amigos Magnus Dagon y Jose Mª Cárdenas, que me dejaron sentarme en ventanilla (bueno, en verdad me lancé hacia ella antes de que pudieran reaccionar). Llegamos a mediodía y decidimos pasarnos la tarde visitando templos y santuarios de la ciudad así que después de comer nos metimos directos en Gigamesh. Es muy impresionante. Vi una estantería dedicada a Star Wars que no me llamó mucho la atención, pero justo al lado tenían otra de ¡Star Trek! y justo al lado otra de ¡Doctor Who! Cuando agarré el monopoly de Doctor Who mis compañeros empezaron a mirarme preocupados.

En Gigamesh había actos pre-hispacón y nos encontramos con la presentación de Terra Nova3. Yo decidí no entrar, porque había quedado con una chica para trapicheos con el billete de vuelta y como tenía que irme pensé que estaba feo salirme a media conferencia (sí lo pensé, aunque sé que algunas personas habrán soltado la carcajada al leer esto). Así que dejé a los chicos allí y me fui a mi cita, cuando volví había comenzado otra presentación, la de Karin Tidbeck que presentaba su antología Jagannath. La sala estaba llena y me quedé unos minutos de pie al fondo cuando vi que llegaba Jesús Fernández y me salí fuera discretamente para saludarle. Él también estaba de recorrido religioso y después de un rato en Gigamesh se iba para Norma. A nosotros no nos dio tiempo de visitar más templos, cuando terminó la conferencia nos quedamos un rato por allí y prácticamente nos echaron de la tienda.

La idea era llegar el sábado temprano. Yo había quedado a las 10:00 con mis compañeros de las microjustas: Rapso, Eddy y Ramón así que nos levantamos pronto, desayunamos con tranquilidad en una cafetería y nos fuimos a la estación de cercanías, que la teníamos muy cerca del hostal. Y allí comenzó la pesadilla. Conseguimos encontrar en andén, conseguimos localizar una pantalla donde anunciaban los trenes, preguntamos por si acaso nos equivocábamos y la gente amable nos indicó. Ya solo faltaba que llegara el cercanías. Y no llegaba. Esperamos. Seguimos esperando. Eran más de las diez cuando caigo en la cuenta de que no tengo el teléfono de ninguno de mis amigos para avisarlos del retraso, por suerte ellos sí tenían el mío y me llamaron. Supongo que pensaron que nos habíamos quedado dormidos, pero no fue así (sniff). Al final el tren llegó y tras un corto viaje nos bajamos en la estación correcta. Estuvimos a punto de irnos hacia el lado contrario del pueblo, pero vimos gente que nos sonaba del día antes en Gigamesh y decidimos seguirlos. Les preguntamos y el Hotel de la Hispacón estaba justo a lado.

Al llegar lo primero que hago es llamar a Rapso, que estaba justo detrás mía y fue un poco ridículo:
«He llegado»
«Lo sé. Te estoy viendo».
Al volverme lo veo acercarse acompañado de un chico que no conozco y que supongo que es Eddy. Nos encontramos también con Pedro Moscatel, que no participa en las microjustas pero sí lo hace en el resto de foros de OcioZero así que lo presenté como si todos se conocieran. Es un momento raro en el que no sabes si presentar a la gente con el nick o con su nombre real, pero creo que quedó claro quién era cada uno. Tras unos momentos de consultar el programa, decidimos inaugurar la Hispacón como se debe: en el bar. Nos quedamos allí un buen rato hablando de cine, comics y, por supuesto, de las pasadas microjustas. Rapso intentó convencernos de que nos presentáramos al concurso de micros que había por la tarde, pero a mí es que el directo no me sienta bien y bueno, los demás tampoco estaban muy entusiasmados con la idea.

Grupo microjustero + Pedro

Rapso y Eddy tuvieron que marcharse y el resto nos metimos en la conferencia: El reverso de lo real: formas y variantes de lo insólito.Los ponentes eran Ricard Ruiz Garzón y David Roas, yo no los conocía y entre ellos había bromas de que se iban a pelear, pero no lo hicieron, la charla fue interesante y los puntos de vista, aunque eran distintos, parecían complementarse más que oponerse. Estuvo muy bien.


 No tenía muy buen ángulo para la foto, pero al menos se ve.

Después de la conferencia saludé a Athman, que como yo intenta no perderse una y conocí al fin en persona a Ricardo Montesinos, al que conozco desde mis primeros tiempos en Sedice y del que soy superfan. 

Salgo mal en la foto, pero feliz de conocerlo xD

La gente se desperdigó para ir a comer, nos acoplamos con el grupo de Jesús Fernández y Sergio Mars al que no saludé, esta vez no quería ponerlo en un compromiso por si seguía sin acordarse de mí, pero él si me saludó (aunque intuyo que sigue sin terminar de situarme xD). Fuimos en dirección a otra de las zonas de la Hispacón, el Teatro Municipal y nos encontramos por el camino con Jose Joaquín Ramos, que nos contó que ya había comido en un turco que había por allí y nos acompañó un rato. Nos metimos en un restaurante donde nos hicieron esperar mucho rato, luego al sentarnos nos pusieron la carta del menú especial. Nos miramos todos pensando "¿y no tienen un menú normal?" No, no tenían, alguien pidió la carta en plan "pues pedimos un solo plato". No, pedir un solo plato no salía más barato. Además era tarde y el servicio se veía muy lento, había gente que quería ver una conferencia que empezaba a las cuatro y decían que no iban a llegar a tiempo. Creo que fue Jesús el que sugirió levantarnos e irnos al turco ya que aún no nos habían tomado nota. Nos miramos, pero no lo dudamos mucho y media mesa salió de allí. Nos acoplamos en el turco y lo pasamos muy bien en la comida recordando viejas series de la infancia. 

Después de comer la gente tiró para la conferencia de las cuatro, pero yo quería ver el teatro y los stands ya que estábamos al lado. Aquí voy a comentar el que yo creo que ha sido el gran fallo de esta Hispacón. Los tres espacios estaban muy separados y moverte de uno a otro hacía que te perdieras más cosas de las que conseguías ver, yo la zona juvenil no llegué a pisarla y había un par de conferencias que me parecían interesantes allí, pero es que si iba hacia allí me perdía gran parte de lo que había en el hotel y al final tuve que decidir o un sitio o el otro. No estuvimos mucho rato allí, nos dimos una vuelta por los stands, me hice una foto con la Tardis (sí, había una Tardis, y solo me hice una foto, y no me agarré diciendo que no quería separarme de ella, fui muy discreta). y volvimos porque queríamos ver una conferencia a las cinco. Por el camino nos encontramos con Sergio Mars cargado de libros que iba para los stands e hicimos nuestra buena acción del día. 

El edificio Aqua era muy chulo


La zona de los stands, que genial me quedó esta foto ^^


De vuelta al hotel, entramos en la conferencia de Miguel Santander sobre ciencia ficción dura. Estuvo bien, intentó convencernos de la ciencia ficción dura no existía, pero luego empezó a hablar de cosas técnicas en las que yo me perdía mucho y creo que la ciencia ficción dura no existe para los de ciencias pero para los de letras sí que existe. (Y yo me emperro en escribir cifi, claro, escribir sobre cosas de las que uno entiende es de cobardes :p). Nos estuvo hablando de cosas imposibles como los viajes espaciales y los problemas de la teleportación.

Explicando la distancia que hay de la tierra al Sol en un hipotético viaje espacial.

La siguiente conferencia a la que fui se titulaba ¿Por qué los políticos NO deben leer ciencia ficción? y la daba Francisco Fernández. Fue una conferencia muy divertida, que era la respuesta a otra conferencia que hubo en la Hispacón anterior llamada: Por qué los políticos deben leer ciencia ficción (que yo me perdí) y Luis Jarava, el ponente de aquella conferencia, estaba entre el público. Fue muy amena, con gran participación del público y yo lo pasé muy bien.


Francisco Fernández

Después cambié de sala para ver la presentación de Calabazas en el Trastero: Steampunk. Pedro Moscatel y Oscar Navas eran los presentadores y hasta se trajeron una calabaza. Vino poca gente y estabamos como en familia, lo que no estuvo mal tampoco porque el público comenzó a hacer preguntas y se empezó a debatir sobre las posibilidades del Steampunk, los límites del género y las diferencias con otros "punk" que hay. Bueno, que hubiera poca gente lo que quiere decir es que yo me atreví a abrir la boca, preguntar y comentar, que es algo que no hago nunca xD

Familia calabacera

Tras la presentación del calabazas nos reunimos con Magnus, que venía hablando maravillas de la conferencia sobre Dune, Ramón San Miguel y otros amigos. Me presentaron a Sofia Rhei, muy simpática, que me dejó un poco cortada porque me conocía y no me esperaba que supiera quién soy y hablamos un rato con Athman que había dado una conferencia sobre serie B.

Algunos querían irse a cenar, pero el último cercanías salía a las diez y media con lo que nosotros no podíamos quedarnos. Se me ocurrió preguntarle por los autobuses al muchacho de recepción. «Podéis coger el cercanías» «Sí, es que el último sale a la diez y media» «Bueno, creo que hay un autobus, no sé donde, quizás tres calles... Deberíais coger el cercanías». No nos atrevimos a buscar el autobus misterioso.

Nos encontramos entonces con Rafa González, que se alojaba también en Barcelona y sufrió también los problemas de transporte y se unió a nosotros. La idea era tomarnos algo y luego irnos en el cercanías de las diez. En el bar Ramón no estuvo convenciendo para que fuéramos a la Aznarcon al día siguiente. A mí me preocupaba un poco no conocer nada de la saga, pero la primera conferencia iba sobre series de televisión así que decidimos que podíamos echar un vistazo a ver qué tal estaba. Nos fuimos con tiempo hasta la estación. Hacía frío. Nos quedamos en el andén contrario al que habíamos venido. Después de un rato vimos cómo la gente se cambiaba de anden. Los seguimos. Preguntamos. Se supone que se oía la megafonía, pero yo no entendí nada. Hay un código secreto para saber cuando llegan los trenes y en qué andén paran, pero eso lo descubrimos al día siguiente.  Hay trenes que no paran en todas las estaciones, eso también lo descubrimos, pero no adelantemos acontecimientos.

Las aventuras en el cercanías continuarán.