viernes, 30 de diciembre de 2011

Año de calabazas.

No iba a escribir más entradas hasta el año que viene, pero hoy ha salido la lista de seleccionados de la convocatoria de Calabazas en el Trastero: Desastres naturales y ¡han vuelto a seleccionarme! Este ha sido un mal año para mí, he escrito poco y me he presentado a muy pocos certámenes, precisamente para esta última convocatoria no pensaba presentarme, pero recordé que tenía un relato ya escrito con ese tema. El relato tiene ya unos años. Le hice un lavado de cara (y de comas xD), le cambié el título, que el original era horrible, y lo mandé.

Después surgió la idea de escribir un relato a medias con mi amiga Ana Morán. Fue una gran experiencia, trabajar con otro autor puede ser muy enriquecedor y en un momento en el que yo simplemente no escribía, el hecho de tener a alguien que tirara de mi me hizo retomar la escritura y creo que fue el primer relato que disfruté escribiendo desde hacía bastante tiempo. 

El relato que ha sido escogido es el que reciclé, por eso tengo encima una sensacion agridulce. El esfuerzo de un relato escrito expresamente para la convocatoria no ha obtenido resultados, un relato que en principio fue escrito para otra cosa sí les ha gustado. Juan Angel Laguna ha comentado alguna vez que entra  en los calabazas con el relato que menos se espera, eso me ha pasado a mí esta vez. 

Aquí os dejo la lista de seleccionados, donde también están buenos amigos míos.


Chicxulub, la cola del diablo (Ángeles Mora)
El último hombre sobre la tierra (Tomás Blanco Claraco)
El último tuareg (José María Pérez Hernández)
En la orilla (Raelana Dsagan)
Fobia (Óscar Muñoz Caneiro)

In anima vili (Borja F. Caamaño)
La cruz del hambre (Pedro Moscatel)
Naturaleza uno (José Luis Cantos Martínez)
Niños de mameyes (Jorge Eugenio López-Rivera)
Noa reflejada (Jorge Asteguieta)

Noche estrellada (Pedro López Manzano)
Pangea sumergida (Juan Ángel Laguna Edroso)
Toque de difuntos (Santiago Sánchez Pérez (Korvec))


domingo, 18 de diciembre de 2011

Como se rodó: No Tocar. El Booktrailer

Llevaba tiempo con la idea de hacer un booktrailer para "No Tocar", esa antología de relatos que han escrito unos amigos míos y de la que ya os he hablado en más de una ocasión. Quería hacer algo muy sencillo: una habitación llena de cajas y una persona que las fuera abriendo y sacando objetos de ella y, al final, el libro en primer plano. Lo único que veía complicado sería conseguir todos los objetos con presupuesto 0, pero esas cosas nunca me han echado para atrás. Comenté mi propuesta en el foro y al momento salieron los autores aportando ideas y, lo más importante, ofreciendo ayuda. Invierno me ofreció la casa de la abuela de su novia para rodar. Una casa antigua, un ambiente perfecto. Insinué que su novia podría ser la actriz del video. Invierno me dio largas, me habló de que algún amigo suyo podría. Bueno, la cosa era tener a alguien y si Scarlet era tímida tampoco la íbamos a obligar... (rolling eyes...)

Algunos objetos fueron sencillos de conseguir. Yo tenía una goma de borrar, un reloj de arena, un cuadro, una flauta y perchas de todo tipo.Mi hermano me prestó una estatuilla rara y la navaja. Invierno consiguió la caja de un televisor, Vlad hizo los planos de su robot, el coche de Bry era imposible de conseguir así que optamos por usar una foto que Invierno trajo hasta enmarcada y con la matrícula del coche personalizada. Para las campanas, sopesamos la idea de meter sonido de campanas en lugar del objeto, pero Scarlet consiguió una preciosa y delicada. La brújula también la consiguió Invierno y la moneda era fácil..

Solo faltaba la pata de mono.

No tenía ni idea de dónde íbamos a sacar una pata de mono.Pregunté a todo el mundo, las miradas que te echa la gente cuando les preguntas: "Oye ¿tú no tendrás una pata de mono?" hubiera sido para grabarlas. Pensamos en buscar a alguien que tuviera un disfraz de mono, pero tampoco hubo suerte con eso. Entonces, Invierno dijo que la hacia él, que no nos preocupáramos, que él hacia la pata de mono. ¡¡Y la hizo!! Me dejó impresionada, todavía estoy con la boca abierta.

No creáis que íbamos a toda prisa, buscábamos las cosas con tranquilidad, tomándonos nuestro tiempo, sin fecha de rodaje. Yo todavía no había hecho un guión cuando Invierno me avisa que la casa de la abuela de Scarlet la van a echar abajo y que si queremos rodar allí tiene que ser ese mismo fin de semana.

Por supuesto, le digo que sin problemas. ¿Trabajar sin guión y sin haber visto la casa me va a echar para atrás? ¿El resfriado que tenía me iba a impedir rodar? ¡Por supuesto que no! Le dije que rodaríamos el sábado por la tarde y eganché a mi hermano para que nos echara una mano.

El sábado amaneció lloviendo. En Málaga puede llover como cuatro días al año. Caen cuatro gotas y vuelve a salir el sol. Eso es lo normal. Por la mañana llovía. A la hora de comer diluviaba. Rayos, truenos, como si el mundo se viniera abajo sobre nuestras cabezas... Es un ambiente apropiado para un libro de terror... Y vamos a rodar en un interior... Y había luz todavía dentro de la casa... No importa si diluvia un poco... Todos sabemos nadar ¿no? 

Preparo las cosas, meto todos los objetos en una maleta para que no se mojen. Tengo que coger una percha. ¿Cual? Tengo perchas de todos los tipos, de madera, de plástico, de metal... Decido mirar el relato, es el único relato que me quedaba por leer de la antología, para ver cómo es la percha que menciona... No es una percha ¡¡es un perchero!! ¡¡Maldición!! A una hora de salir y me falta un objeto. Recuerdo que tenía un perchero dorado de mi vieja casa. Lo busco. No está. Recuerdo que mi hermana se lo llevó a su casa... En fin, decido poner la percha en plan simbólico. Un fallo entre catorce, tampoco iba a ser tan malo. Justo antes de salir de casa deja de llover. Las nubes seguían ahí, amenazantes, pero ya no era tan malo. Me daba igual. Sólo pensaba en el puñetero perchero.

Una de las cosas que me temía era que la casa estuviera vacía y había propuesto llevar cajas y cosas, pero no era así. Varias habitaciones, muebles, cajas, polvo y desorden ¡Era perfecta! Y allí, colgado en la pared ¡Estaba el perchero! Era el mismo perchero del relato de Roberto Malo, de madera, con cuatro colgaderos de metal, al verlo me parecía estar escuchando la descripción del libro. Ya daba igual que lloviera o no, que se nos cayera la casa encima, teníamos el perchero perfecto y la pata de mono perfecta. Era feliz.

Sin embargo, aún me esperaba otra sorpresa. 

Empiezo a pensar en cómo organizar las cosas cuando Invierno comenta: "Enseñale el patio" Scarlet dudaba. "No, el patio no" y él "Enseñale el patio". Evidentemente, ya tenía curiosidad así que insistí en verlo, aunque no tenía previsto rodar en exteriores.

Fue imposible resistirme. Aquella escalera que amenazaba con derrumbarse era más de lo que nunca hubiera podido soñar. No lo pensé dos veces y corrí a por la cámara y la coloqué en el patio. Comenzaba a llover de nuevo, no demasiado, e Invierno se ofreció a sostener el paraguas y tapar la cámara. Mojarse un poco no le iba a ir mal al resfriado. Y entonces le indiqué a Scarlet que bajara por la escalera y entrara en la casa. El amigo del que me había hablado Invi no había venido y de todas formas, si yo la quería a ella de protagonista, que es guapísima y en cámara iba a quedar genial. Le dijimos que no se preocupara, que la cogeríamos de espaldas, que me centraría en los objetos. Y lo intenté. De veras que lo intenté, pero había veces en los que la escena pedía un primer plano ¿y cómo iba a negarselo? ¡No era yo, era la cámara!

Scarlet lo hizo muy bien. Me costaba seguirla para hacer el barrido, porque no es que sea muy hábil con la cámara y se salía de plano. Tuvo que repetir la escena varias veces, bajo la lluvia, hasta que conseguí seguirla. Los siguientes planos ya fueron todos en el interior de la casa. Como no teníamos guión, teníamos los objetos amontonados y los íbamos colocando sobre la marcha. Al principio pensé en rodar todo en la misma habitación, el primer objeto con el que íbamos a trabajar fue la flauta. La probamos sobre una silla, pero no se veía. Scarlet pensó en el cojín amarillo que había en la salita y entonces pensé que no teníamos que hacerlo todo en la misma habitación, que el cojín quedaba mejor sobre el sofá y que Scarlet podía ir sacando cosas de una caja y encontrar allí la flauta. La foto con el coche la habíamos colgado en la pared de detrás así que esos dos planos podían ir enlazados, Scarlet levantándose, entrando en la habitación de al lado y pasando junto a la pared donde estaba la foto del coche. 

No sabíamos dónde colocar los otros objetos, el perchero estaba ya colocado así que el siguiente plano que rodamos fue ese. 

Los "efectos especiales" del booktrailer no fueron cosa mía. Fueron  los chicos los que los iban sugiriendo. No recuerdo quién dijo lo de que se viera la sombra de alguien, lo de cerrar las puertas de golpe fue idea de Invi y también hubo sugerencias de clavar la navaja en la puerta y que se viera al cerrarse, pero al final no lo rodamos porque no se veía bien la navaja (por eso, no porque temiéramos por la seguridad de nuestra actriz).

Conseguir crear una sombra no es tan sencillo, por un lado se tiene que ver sólo la sombra y no al actor que la causa, por otro lado, también hay que controlar las luces. De eso se encargó Invierno, mi hermano fue el que hizo de sombra. Una vez que conseguimos controlar el efecto todo salió bien. 

Probamos después a clavar la navaja en la puerta, como no podíamos, pasamos al dormitorio, donde se nos ocurrió clavarla en un libro y meterla en el armario. Clavamos la navaja en un libro de color claro. Sobre el fondo amarillento del armario no se veía demasiado bien. Había que buscar otro libro. Invierno llegó con montones de libros, después de probar con varios elegimos uno de tono rojizo y le pusimos debajo otro negro para que se viera mejor. Invierno se dedicó a romper libros para dar más sensación de desorden y al ojear algunos títulos descubrimos algunas aficiones de la abuela de Scarlet. Pensé en meter la pata de mono en uno de los cajones del armario, así sacábamos dos objetos de una escena, que eran muchos. Las horas iban pasando y empezamos a anotar una lista con los objetos y tachándola a medida que los íbamos grabando. La idea era que Scarlet encontrara la pata de mono en el armario, la mirara con asco y la tirara al suelo. Tirar algo es fácil. Que caiga donde está grabando la cámara no tanto, pero Scarlet se las arregló bien.

Salimos del domitorio y fuimos a la sala grande, para rodar el cierre de la puerta. Colocamos el cuadro junto a la puerta, sobre una silla. Como era imposible encontrar un cuadro como el que Ana Morán describe en su relato, me llevé uno de los más oscuros que tengo y lo colocamos al revés para que se distinguiera menos lo que era. El hecho de que después en el montaje las letras salgan justo encima del cuadro también es para disimular esto (ups, quizás esto no debería contarlo). El reloj de arena lo colocamos justo detrás, en una estantería, mi primera idea era pasar del cuadro al reloj, aunque luego en el montaje cambié de idea y lo dispuse de otra forma. El plano de la puerta salió muy bien. Despues de cerrar la puerta tomé un primer plano al reloj de arena. Fue Scarlet la que se dio cuenta de que el reloj tenía toda la arena abajo así que se acercó y le dio la vuelta para grabarlo con la arena cayendo. Por supuesto yo tenía la cámara en marcha en ese momento. Por supuesto grabé a Scarlet colocando bien el reloj en plan "toma falsa" y sí, esa es la escena que al final incluí en el montaje y el motivo por el que cambié mis planes respecto al reloj. ¡Y quedó genial! 

Tengo que señalar que estaban todos muy pendientes de los pequeños detalles, sobre todo de las sombras, que en eso yo soy un desastre y como se dieron cuenta me estaban señalando todos los pequeños fallos que veían continuamente, sólo se les pasó uno por alto.

La siguiente escena que rodamos iba a tener dos objetos: la campana y la moneda, que estarían en la otra estantería. Grabamos la escena del portazo desde otro ángulo, para poder enlazar, la campana, que no hubo problemas y la moneda.

¿Recordáis que teníamos los objetos por ahi, en cualquier parte, esperando a ver dónde los metíamos? La goma estaba encima de una mesa. Una mesa que estaba justo al lado de la estantería. No, no la busquéis en el video. Tampoco me preguntéis cómo eliminé la goma de la imagen. Secretos del montaje ;)

Con la moneda se nos ocurrió que estuviera en la estantería, cayera al suelo y rodara. Invierno se ofreció voluntario para hacerla rodar. (No hay nada como ayudantes con recursos). Si era complicado que una pata de mono cayera en una losa concreta del suelo, conseguir que una moneda gire y se detenga en una losa determinada ya os podéis imaginar. Quizás fue el plano que más veces grabamos pero, aunque no se aprecie en el video. ¡Al final hasta salió cara! Los que hayáis leído el relato sabréis por qué eso es importante.

La estatuilla la colocamos sobre la mesa. La goma escondida dentro de una caja y la caja del televisor justo detrás. Enlazaría esos tres objetos. El que pensé que iba a costar más era la goma, que Scarlet tenía que ponerla frente a la cámara en un ángulo determinado para que se viera bien y hacerlo de forma natural. A la segunda toma salió la toma perfecta, me dejó asombrada. Le hice repetir para tener distintos planos. Fue una de las escenas que más me costó montar, pues era demasiado larga y conseguir cortarla y que los distintos trozos encajaran fue complicado. Con la caja del televisor no hubo problemas. Los planos del robot los colgamos en unos cordeles para tender que había, y a los chicos se les ocurrió hacer aire con cajas de carton para que se movieran. No, no hay fotos de los chicos abanicando los planos con las cajas de cartón :(

Y llegamos al final. La última escena del video fue la última que rodamos. Nos quedaba un objeto. La brújula, que decidimos incluir en esa última escena. El libro lo metimos en una de las cajas. Escena sencilla. Scarlet tenía que mirar la brújula y buscar el libro en la caja. Fue a ella a la que se le ocurrió lo de meterse la brújula en el bolsillo, que fue otro detalle que me gusta mucho cómo ha quedado. Rodamos el último plano. El plano de libro en la caja. Me gusta también mucho la composición de ese plano, a base de líneas oblícuas, aunque muchas cosas fueron de forma accidental, la composición de ese plano fue buscada a cosa hecha, quizás era lo único que tenía claro cómo lo quería.

La tarde había pasado en un suspiro. Seguía lloviendo y yo estaba muy cansada, pero deseando empezar a montar y ver el resultado final. Me preguntaron para cuando lo tendría listo. "Un mes" calculé así a ojo. No tuve en cuenta las ganas que tenía de verlo terminado.


La escalera

 Invierno se ocupa de las luces

La sombra

Intentando clavar la navaja en la puerta

Teníamos una muy buena actriz

 
Lanzando patas de mono.                                                                                                              
La goma antes de teletransportarse a la caja.
 
El (precioso) plano final.














jueves, 15 de diciembre de 2011

Presentación de Los Cines Somnios, de Patricia García-Rojo

Ayer estuve en la presentación de Los cines somnios, la segunda parte de la saga Los portales de Éldonon, de Patricia García-Rojo, de la que también se ha reeditado el primer volúmen: La fábrica Creátor.

El lugar elegido para la presentación era la librería Cincoechegary, yo había estado ya allí antes y es un sitio tranquilo y acogedor, habían dispuesto una mesita pequeña donde estaban los dos libros y se habían sentado alrededor de forma informal, Patricia en el centro, a un lado David González, el editor de Berenice, (no me sabía su nombre, pero me lo han chivado ^^) y al otro lado Alejandro Castroguer, que hizo de presentador del acto.

Lo primero que me sorprendió fue la cantidad de gente que había, ya antes de empezar el acto el local estaba lleno, pero es que no paró de llegar gente que se fue haciendo hueco como podía, amontonándose al fondo o quedándose atrás y asomando la cabeza de vez en cuando. Creo que nunca había estado en una presentación con tanta gente.

Dio inicio con la intervención del editor, que contó la historia de cómo había llegado Patricia a publicar con ellos y lo contentos que estaban con el éxito que había tenido el primer libro. Después Alejandro Castroguer tomó la palabra, hay que decir que Alejandro decidió seguir a rajatabla la norma de "no vamos a destripar el libro" y no dio ni una pequeña sipnosis para saber de qué iba, menos mal que ahí el novio de Patricia, Curro, sí estuvo rápido y en un momento de la charla interrumpió para preguntar por la sipnosis, que no tuvieron problemas en contar sin destripar nada.

Pero no adelantemos acontecimiento, al principio Alejandro se dedicó a contar la biografía de Patricia, que menos mal que es joven... ¡es broma! Fue sólo una  breve  introducción y pronto dio paso a una ronda de preguntas que tenía preparadas para hacerle a la autora que fueron muy interesantes, preguntas por sus influencias, su método de escritura, sus intenciones al escribir. Patricia se veía muy cómoda y hablaba como si estuviera en una tranquila reunión entre amigos, contaba su experiencia ilusionada, como si la estuviera reviviendo. Es algo muy bonito el proceso de creación de un libro, y me hizo pensar que eso era lo importante, no tenerlo allí delante, en la mesa, sino todo ese tiempo creándolo, difrutando de él, porque se veía que Patricia disfrutaba y que estaba reviviendo todo eso al contárnoslo.

Me gustó mucho la complicidad con el presentador, que sabía cómo llevar la conversación, cuando meter una anécdota divertida y cuando hablar de cosas más serias. Patricia nos enseñó su libreta de esquemas, toda ordenadita, con dibujos, colores, frases subrayadas con fuerza; ahí fue cuando pensé que menos mal que yo no presento libro, que si tuviera que llevarme las facturas y los folios de propaganda donde escribo iba a quedar muy cutre xDDDDD

Después de contarnos el proceso de creación, Patricia pasó a contarnos la respuesta del público que había vivido al terminar el primer libro. Anécdotas con los fans, las cartas que recibía de países lejanos, que le han hecho un grupo en Facebook y en Twiter y la insistencia con que le pedían la continuación de la saga. Si cuando hablaba del proceso de creación Patricia sonreía como si no estuviera del todo con nosotros, como si una parte de ella estuviera en ese otro mundo que había plasmado en el libro, cuando hablaba de los fans se la veía feliz e ilusionada, como si no se creyera del todo el cariño que le estaban demostrando.

Hubo un momento en que Patricia habló de lo egoísta que es el acto de escribir, algo que se hace como disfrute personal, para satisfacción de ella misma, y además de ser algo completamente egoísta, encima luego te vuelve a hacer feliz cuando ves que la gente está disfrutando de tu historia al leerla tanto como has disfrutado tú al escribirla (me gustaría citar la frase exacta de memoria... pero mi memoria no llega a eso).

Después Patricia estuvo firmando libros un buen rato y más tarde fuimos a La Botica, donde brindamos por el libro. Fue una tarde estupenda. «¿Para cuándo el tercero, Patricia?»


domingo, 11 de diciembre de 2011

No Tocar. El Booktrailer

Este mes he dejado un poco aparcada la escritura para volver a meterme en el mundo audiovisual, en esta ocasión no es un videoclip, sino un booktrailer que he realizado para la antología de unos buenos amigos míos: No Tocar, de la que ya os hablé en otra entrada. 

En breve también os haré una crónica de cómo fue el rodaje. Os dejo ahora el video.










jueves, 8 de diciembre de 2011

La tortuga del infierno

Es posible que ya haya hablado antes de mi relato "La tortuga del infierno". Este relato nació durante las fallas en Valencia, inspirado directamente por la falla que había detrás de la casa de mi amiga Carolina y la tortuga que cerraba el correfoc que vimos por la tarde. En aquellos momentos íbamos a participar en un concurso en el que teníamos que contestar a la pregunta: ¿Por qué brillan las estrellas? Y yo ya tenía un relato escrito, pero me propuse escribir otro con ese tema y la tortuga. El resultado lo podéis leer ahora en el último número de la revista "Los zombis no saben leer", donde me lo han publicado.

Lo pasé muy bien escribiendo este relato, que luego en el concurso gustó mucho y quedó en buena posición mientras el relato que ya tenía escrito se hundía en las profundidades de la clasificación. Si es que no hay nada como una tortuga para animar un relato. 

¡Espero que os guste!

Podéis descargar la revista aquí: Los zombis no saben leer nº 8

miércoles, 30 de noviembre de 2011

30 días 30 libros

Durante este mes, he estado haciendo otro meme, 30 días, 30 libros. En algunas ocasiones ha sido complicado poque había varios libros que podían contestar a la pregunta, en otras no he conseguido encontrar ningún libro y se han quedado sin responder. 
 Bueno, ahí van todas juntas:
Día 1. Un libro con un personaje genial e inolvidable:
Escogí Leyendas de la Dragonlance, por Raistlin, seguramente uno de los personajes que más me han impactado desde siempre. Elegí las leyendas en lugar de las crónicas de la Dragonlance, porque en las Leyendas Raistlin es protagonista y como novela me gusta más que las crónicas.
Podía haber dicho muchos otros:  Athos en Los tres mosqueteros, Derek Sagan en La estrella de los guardianes, Holly Godlightly en Desayuno con diamantes, Thomas Lynley y Barbara Havers en cualquier libro de Elizabeth George.
Día 2: Un libro que te hizo pensar.
Escogí El mar, el mar, de Iris Murdoch, porque realmente es uno de los libros que más me ha hecho pensar y cuestionarme cosas, no es casualidad que la frase que encabeza este blog sea de ese libro, ni que el nombre lo sacara de allí. 
Día 3: El libro de tu infancia.
Dudé bastante, pero al final me decidí por El mago de Oz. Porque fue el primer libro "largo" que me leí, hasta entonces sólo había leído cuentos y fue este libro con el que entendí el concepto de novela. Hubo otros libros importantes en mi infancia, los de los cinco, los libros de vaqueros de Karl May que quizás leí muchas más veces y han sido más importante, pero El mago de Oz fue el primero, al leerlo entendí lo mucho que me gustaba leer.
Día 4: Un libro que te gustaría que se adaptara al cine.
Con este no tuve ninguna duda, bueno, miento, la única duda que tuve fue que si lo ponía aquí no podría ponerlo en otro día, pero es que realmente es el libro que me gustaría ver en pantalla grande: La estrella de los guardianes, de Margaret Weis.
 En este momento me di cuenta, cuatro días y ya he nombrado dos libros de Weis... espero no terminar haciendo un monotema...
Día 5: Un libro con una buena trama, pero pésimamente desarrollado.
Aunque me dieron ganas de nombrar el tercero de la discípula oscura, pensé que ya había bastante Weis por el momento y escogí Baudolino, de Umberto Eco, un libro que la trama es muy interesante, pero la historia está contada de forma confusa y con muchas disgresiones que te alejan del libro en vez de meterte en él. 
Día 6: Un libro que te haya hecho reír a carcajadas.
Escogí un libro policíaco: El hombre del traje color castaño, de Agatha Christie, porque el elemento humorístico de ese libro es tan importante con el de intriga y se combinan perfectamente. 
 Día 7: Un libro demasiado desconocido.
 Pregunta difícil, no conseguía recordar ningún libro demasiado desconocido, así que opté por poner los Diarios, de Samuel Pepys, porque cuando lo estaba buscando iba por las librerías preguntando por él y todos me ponían caras raras. 
Día 8: Un libro que te gusta recomendar.
En realidad me gusta recomendar libros según los gustos de la persona, no le recomendaría el mismo libro a todo el mundo, pero como es uno de los libros que en general más he recomendado últimamente, que incluso he llegado a regalar para que lo conozcan,  escogí Las fuentes perdidas, de Jose Antonio Cotrina.
Día 9: Un libro que te dejó con un nudo en la garganta.
 Muchos, la verdad es que me emociono con facilidad, pero Los miserables, de Victor Hugo, es de lo que más. 
Día 10: un libro que no terminaste por insoportable.
Sin ninguna duda: Entre dos ríos, de Robert Jordan. 
Día 11: Un libro que ojalá fuera realidad o que te gustaría vivir
Pensé y pensé pero la verdad es que no encontré ninguno, no sé, los libros son para soñarlos, no para vivirlos. 
Día 12: Un libro que te produjo escalofríos de terror:
El hombre invisible, lo leí cuando era muy pequeña, tenía una edición diminuta, como una miniatura y me dio muchísimo miedo, quizás por eso soy tan reacia a leer terror. 
Día 13: Un libro que leerías mil veces
Sin dudarlo: Los tres mosqueteros, de Alejandro Dumas. Es un libro que ya he leído varias veces, que cada vez que lo comento con alguien me apetece releerlo otra vez y cada vez que lo releo descubro matices y cosas nuevas.  
Día 14: El libro con la mejor historia de amor jamás escrita.
A este no contesté en su momento, porque estaba de viaje cuando salió esta pregunta, pero tampoco tengo muchas dudas: Orgullo y Prejuicio.
Aunque la historia de amor de Fragmentos de honor, de Lois McMaster Bujold también me gusta mucho. 
Día 15: Un libro cuya adaptación al cine te haya parecido pésima.
No lo dudé tampoco: Dune, de Frank Herbert. El libro me encantó y cuando vi la película fue una gran decepción para mí. 
Día 16: Un libro que mejoró en su versión al cine.
Esta fue difícil, después de pensarlo mucho me decidí por El padrino, de Mario Puzo, que el libro me gustó muchisimo, pero la película es una obra maestra. 
Día 17: Un libro para futuras generaciones.
Farenheit 451 de Ray Bradbury me parece indispensable. 
Día 18: Un libro pesado pero indudablemente bueno.
Tampoco tuve muchas dudas, Don Quijote de la Mancha. 
Día 19: Un libro en el top de Sopa de Libros que te parezca sobrevalorado.
La verdad es que ninguno de los que he leído me pareció sobrevalorado.
Día 20: Un libro simplemente entretenido.
Muerte en el Nilo, de Agatha Christie, podía haber escogido muchos, escogí este porque es un libro que vuelvo a leer muchas veces cuando busco simplemente una lectura amena y entretenerme. 
Día 21: Un libro que te encantaría memorizar.
Cualquiera de Miguel Hernández, a decir verdad, a veces lo he intentado. 
Día 22: Un libro que te recomiendan mucho y nunca te animas a leer.
Suelo ir anotando las recomendaciones y más pronto o más tarde las termino leyendo, de los que me han recomendado últimamente,  El nombre del viento, de Patrick Rothfuss es el que de momento más se está resistiendo, pero ya caerá.
Día 23: Un libro al que le tendrás que dar una segunda oportunidad. 
Escogí El jugador, de Dostoviesky, porque es el libro de este autor que empecé, aunque a quien le daría una segunda oportunidad sería al autor, con este libro o con otro, porque le cogí manía y tal vez fuera que no cogí el libro en el momento adecuado. 
Día 24: Un libro de mi escritor favorito.
¡¡Maldita sea!! Los mejores libros de Weis los he dicho ya... ¿Qué hago? Tengo más escritores favoritos... pero siempre he estado presumiendo de que ella es mi diosa y estaría feo que ahora dijera un libro de otro... tonterías, puedo decir otro... no, debo escoger un libro de Weis... ¿Cual cojo? ¿La espada de Joram? Ese mola. No, no. Voy a escoger La forja de un túnica negra, porque ese lo escribió sola y no con Weis. 
Día 25: Un libro con un final pésimo.
Bajo la red, de Iris Murdoch. Iris es de mis escritoras favoritas, podría fácilmente haber puesto este libro en el día anterior, pero la pobre suele ser un desastre con los finales, que suelen asaltar la novela de forma muy brusca, como si de repente se diera cuenta de que tiene que terminar. 
Día 26: Un libro que defina tu gusto literario.
Ni idea.
Día 27: Un libro sobre el que te gusta debatir o analizar.
Fundación de Asimov, lo he leído este año y es un libro con muchísimos matices y del que siempre se pueden sacar cosas.
También podría haber dicho El señor de los anillos, otro libro sobre el que he debatido mucho.
Día 28: Un libro con un final inolvidable
Esta pregunta me resultó muy complicada, porque de pronto me di cuenta de que no recuerdo los finales de muchos libros :( Hay libros que sé que tienen buen final, pero no los recordaba bien, así que escogí uno que realmente tengo grabado: Crónicas marcianas, de Ray Bradbury.

Día 29: Un libro que no era lo que parecía.
Otra pregunta que me hizo pensar mucho, al final me decidí por El Quincuce, de Charles Palliser, que es un libro que cogí pensando que sería una mezcla de novela policiaca y Dickens y... no tengo muy claro qué es.
Día 30: Un libro que estés leyendo ahora.
Estoy leyendo El tablero de Yidana, de Jordi Biosca.


miércoles, 9 de noviembre de 2011

Los Caídos

La semana pasada se publicó el último número de Los Caídos, la novela de estética comic que Magnus Dagon, con el apoyo de NGC, ha estado publicando en entregas semanales de forma gratuita.

             Guillermo Romano
He estado siguiendo la novela desde el principio, me preguntaba qué sería eso de la "estética comic" y cómo se reflejaba en una novela. Como en un comic, la historia se presenta aparentemente en forma de pequeñas tramas independientes que se desarrollan a lo largo de una serie de capítulos, los protagonistas son superhéroes que defienden la ciudad en la que viven de los villanos que van apareciendo y todos los capítulos van precedidos de una portada, las imágenes que acompañan esta reseña son algunas de las portadas de la colección. También, como en los comics, hay determinados números que son especiales y que tienen una trama autoconclusiva.

He de admitir que al principio tenía mis rersevas, no soy aficionada al comic y sobre todo tras leer la primera de las tramas pensé que podía hacerse muy repetitivo. La primera de las tramas tenía un esquema muy básico de "presentación de personajes, malo putea al bueno, bueno se reinventa y putea al malo" Si todas las tramas iban a seguir el mismo esquema y se desarrollaban en el mismo número de capítulos pronto ibamos a adivinar qué ocurría antes de que pasara.

 Pedro Belushi                
No fue así, los esquemas cambian de una trama a otra de forma que cuando crees que ya le has pillado el truco y que sabes por dónde va a tirar da una vuelta de tuerca que te sorprende. El protagonismo pasa de unos personajes a otros, hay historias que quedan inconclusas y se resuelven mucho más tarde, misterios que nos llegan del pasado, historias que terminan pero de las que luego descubrimos sus consecuencias. Todo esto va dando forma al universo de los Caídos, donde las cosas no son independientes sino que todo está relacionado, es un mundo que está vivo y que va creciendo a cada capítulo.

Quizás es esta capacidad para sorprender, para dar algo nuevo, un paso más en cada trama, para romper los esquemas del lector, es lo que más me ha atraído de la novela. El protagonismo pasa de unos personajes a otros, las victorias a veces son agridulces, o traen más problemas de los que solucionan, hay enemigos recurrentes, pero también enemigos y aliados que no está claro realmente si lo son, porque todo depende del momento y las circunstancias.

La trama se sitúa en una ciudad: Ernépolis I, un ambiente futurista y oscuro que te envuelve como si estuvieras dentro de ella. Es una ciudad de edificios altos, de callejones oscuros, con una nube que permanentemente la mantiene en sombras y de la que llueve ceniza. La ciudad es un personaje más, está vivo, la vemos cambiar y crecer a medida que las cosas suceden en ella. Es tan parte de los Caídos como el sombrero y la gabardina.

 Ferrán Clavero

 Juan Raffo                    
Los Caídos son una organización de antiguos superhéroes que han sido vencidos y que se reinventan como El Caído, una figura que desde las sombras protege la ciudad. El Caído son todos y cada uno de ellos, todos aportan algo para dar forma a esa entidad que está hecha de trampas y engaños, que los ciudadanos de Ernépolis no llegan a percibir como algo positivo, porque tampoco intentan serlo. Son conscientes de que ya no son héroes, pero quieren seguir intentándolo de la única forma que pueden, con una identidad falsa, usando el miedo como un arma. Es una figura oscura y misteriosa que no tiene pasado porque no existe. El Caído es la sombra entre las sombras.

"De héroes ingenuos que patrullan por separado y al descubierto, a héroes ingenuos que patrullan juntos y en las sombras. Un gran cambio."

Scream es el personaje principal, un antiguo héroe al que se lo arrabatan todo y que no tiene nada que perder. La organización es lo único que da sentido a su vida y se agarra a ella porque fuera de allí no tiene nada. Es el lider nato, respetado por sus compañeros y la persona en la que todos se apoyan, sin embargo es también el personaje donde la soledad aparece representada de forma más cruda. Ese punto de desesperanza no lo pierde en ningún momento.

"Te veo más duro, pero al mismo tiempo más vulnerable. Han pasado muchas cosas, ¿verdad? Nuevos enemigos, tal vez. O esperanzas desvanecidas, por lo que he escuchado. Una vez más tú y los tuyos haciendo las cosas a su manera, sin comprender que no hay leyes ni reglas en este juego. "

Son muchos los miembros de los Caídos así que voy a destacar también a Sky, de forma totalmente subjetiva porque es mi favorito. Es un personaje noble y coherente, en muchas ocasiones actúa de contrapunto de Scream, que ha decidido no vivir. Sky sí quiere hacerlo, tiene esperanzas e ilusiones, toma decisiones que en algún momento llegaron a sorprenderme pero que son coherentes con el personaje, con lo que es y lo que desea ser.

Rubén Dávila               
Otro miembro destacable de los Caídos es Shockman, un personaje complejo, aparentemente ambiguo aunque esa ambiguedad es más fachada que otra cosa. Es un personaje individualista al que le cuesta integrarse en el grupo y seguir las normas. Sin embargo no es un personaje solitario como Scream, Shockman es brusco porque se defiende antes de que lo ataquen, intenta ocultar su humanidad a los que le rodean, pero los lectores la vemos. Los diálogos de Shockman son de los mejores de toda la novela.

 "Ahora, vive tu pena. Recuérdale ahora que puedes. No quieras cambiarla demasiado pronto por rabia hacia el mundo que te rodea, porque una vez efectuado ese paso la marcha atrás es una maniobra peligrosa y arriesgada."

             
                 Fermín Vega (Boyce)
Y si tenemos héroes también hay enemigos, porque en una historia de este tipo los villanos son imprescindibles. En los Caídos aparecen peligros de muy distinto tipo, a veces pueden ir en contra de la ciudad y otras son enemigos personales que persiguen al Caído aún sin tener muy claro quién es. Tienen conflictos con fuerzas de la ley, con experimentos que han perdido el control seres de otros planetas, y gente que no es consciente de lo que está haciendo; podemos ver problemas ecológicos y sociales, incluso, en ocasiones, tienen que luchar contra la misma gente que están intentando proteger.

Me he pensado mucho lo de destacar a algún enemigo en particular, como he hecho con los protagonsistas, pero creo que es mejor que no cuente nada y que vayáis descubriéndolos sin saber nada de ellos, dejando que os sorprendan como me sorprendieron a mí. Me llamó mucho la atención la variedad, que todos fueran distintos, que todos tuvieran un pasado, unas ambiciones que pueden ser conquistar el mundo o la venganza, pero también puede ser simplemente sobrevivir. 
"Cuidado con lo que dices, hombrecillo. En estos tiempos que corren, declaraciones como esa son poco menos que actos declarados de xenofobia. ¿No te lo habían dicho? Soy el último de mi clase. Soy una especie protegida. Y no tardaré en solicitar inmunidad diplomática, y un pedazo de tierra al que poder oficialmente considerar como territorio Axcroniano, que sólo yo podré pisar."
Amaia Ballesteros          
También los enemigos pueden convertirse en aliados ocasionales según las circunstancias, y los aliados transformarse en enemigos. Aparecen una serie de personajes secundarios que entran y salen de la novela, conformando un universo vivo en el que los Caídos no son el centro sino una parte de él. Algunos de estos secundarios serán protagonistas de sus propias historias en el futuro.Personalmente estoy deseando saber más de Perséfone, un personaje que me ha encantado en cada aparición que ha tenido y de la que ya hay anunciada una miniserie que saldrá próximamente.

Y no me enrollo más, que podría (54 capítulos dan para mucho). Si os apetece leerla, ahí van unos cuantos links para bajarla completa:

Formato Kindle
Formato ePub 
PDF 1
PDF 2

Si la queréis en papel, se ha iniciado un proyecto en Lánzanos para publicarlo. Podéis colaborar aquí:

http://www.lanzanos.com/proyectos/caidos/



 Y tenéis también:


Grupo de Facebook

Donde también podéis encontrar curiosidades, bocetos de las portadas, etc.

Y también hay un concurso en marcha, del que han ampliado el plazo hasta abril del 2012, por si os apetece participar y contribuir a ampliar el universo de los Caídos.

Bases del concurso

Y la historia sigue en

http://universocaidos.blogspot.com


lunes, 7 de noviembre de 2011

No tocar

Hoy me voy a poner moñas, porque estos que os voy a presentar son "mis niños" y estoy segura de que ellos  mismos no imaginan hasta qué punto estoy orgullosa de ellos en este momento. Es ese orgullo que se siente al ver a tus niños dar sus primeros pasos y saber que es el comienzo para que recorran el mundo entero (no respondo de los niveles de azúcar que puede alcanzar esta entrada, avisados quedáis xD).

Así que en plan abuela cebolleta, os voy a contar la historia de cómo empezó todo esto. Yo conocí a los autores de No tocar hace ya aproximadamente dos años, en un foro al que llegué por casualidad, arrastrada por un concurso en el que quería participar. En ese foro me encontré con un grupo de escritores jóvenes e ilusionados que compartían afición. Eran ante todo un grupo de amigos y organizaban talleres, se corregían textos unos a otros, se presentaban en masa a concursos y yo pronto comencé a sentirme allí como en mi propia casa y me hice amiga de muchos de ellos. Han sido dos años productivos en los que me he ilusionado con ellos, hemos disfrutado con los éxitos que cada uno ha conseguido y nos hemos animado mutuamente en las decepciones. Y durante esos dos años, algunos de los usuarios de ese foro decidieron que querían escribir una antología y el resultado de ese proyecto es No tocar.

No tocar ha estado desarrollándose durante todo ese tiempo, es un proyecto muy personal de un grupo de personas que tenían muy claro que querían publicar un libro juntos y que no les importaba trabajar duro para conseguirlo.

El mundo de las antologías es... complicado, hay muchas veces que simplemente mandas un relato, te lo seleccionan y te sientes muy orgulloso de haber sido escogido y de tener tu relato publicado en un libro, pero en esos casos tú no escojes a tus compañeros de viaje, no sabes si ellos están tan ilusionados como tú o si para ellos es sólo un libro más. Al ser No tocar un proyecto de amigos, todo el proceso de creación fue participativo y muy ilusionante, desde las conversaciones para decidir el género y el tema que querían tratar hasta el desarrollo de los relatos, comentarios, correcciones para tener la mejor antologia posible. Ellos decidieron qué libro querían escribir, decidieron que querían hacerlo juntos. Hay tanta ilusión en este libro, tantos sueños y esperanzas y tanto trabajo que no os lo podéis imaginar.

Yo lo viví desde la barrera, viendo como trabajaban, cómo se decepcionan ante las dificultades, cómo seguían adelante, la alegría cuando al fin supieron que su libro vería la luz, su sueño se había hecho realidad. Y había pasado mucho tiempo desde que empezaron y ya no eran los mismos. En ese tiempo los jóvenes escritores habían crecido, habían ganado premios, habían publicado o están a punto de hacerlo, algunos se han lanzado de cabeza a la novela y otros (Manchi, no miro a nadie :p) deberían hacerlo. Algunos tienen ya conciencia de que son escritores, otros todavía no se han dado cuenta de que lo son.

He tenido la suerte de poder leer el manuscrito (bueno, enchufe más bien...) pero no quiero comentar los relatos ahora. Lo haré, cuando tenga el ejemplar en mis manos y relea los relatos otra vez, pero os cuento que No tocar es una antología de relatos de terror, donde los autores se han fijado en los objetos cotidianos que nos rodean habitualmente y se han preguntado si las cosas que nos pasan, esas cosas que parece que suceden por casualidad, no estarán en realidad provocadas. Se preguntan si los objetos pueden hacernos daño. Si son tan inocentes como parecen o si deberíamos tener cuidado con ellos. Unos relatos juegan con los temores, otros van directos a las emociones, algunos sorprenden, otros juegan con lugares comunes para hacer ver otra realidad. Hay algún relato también que a mí personalmente no me gustó (al editor sí, cuando leáis los relatos podemos comentar si el editor tiene mejor gusto que yo :p ). Y podría decir también que es una antología sólida y compacta, de autores de mucho talento y que vais a disfrutar muchísimo con ella, pero como son mis amigos seguro que no me creéis, así que mejor me callo, ya lo comprobaréis cuando la leáis.

Sólo os diré que a ellos les mereció la pena escribirla, que el trabajo ha sido duro y muchas las dificultades hasta llegar a publicarla, pero a pesar de todo mereció la pena. Estoy deseando tener la antología en mis manos porque, si ellos son los padres, en cierto modo yo me siento como la madrina que babea encima del niño y a la que nadie puede quitarse de encima.

Vuelvo a decir (si, modo pesada on) que estoy muy, muy, muy orgullosa de ellos. Creo que van a ser una generación que va a dar mucho que hablar, los veo tan jóvenes, con tantas ganas y tantas esperanzas. No van a pararse aquí. Esto es solo el principio. La oportunidad de conocerlos a todos juntos.

Si habéis llegado hasta aquí y sentís curiosidad por el libro, podéis echarle un vistazo a la web de la editorial, con más información:
http://www.sacodehuesos.com/aquelarre/no-tocar

Y la presentación del libro será el día 12 de noviembre en los actos de la Hispacón, a las 17:00, por si alguien está por allí y quiere acercarse.




domingo, 6 de noviembre de 2011

[Reseña] El monstruo en mí - Nacho Becerril

"La realidad es la peor opción que podía haber imaginado: un mundo plagado de monstruos horripilantes."

Los monstruos de Nacho están en su interior, sus relatos son historias de personajes, el terror nace de ellos, los envuelve, los atraviesa y no pueden escapar de él porque forma parte de ellos mismos. Y esos monstruos se encajan en la realidad, son parte de ella, parte de la vida de cada personaje. Ni siquiera es una situación que aparece de pronto, sino que está incrustrada dentro de él, la realidad no se transforma en algo monstruoso. Ya lo es. 

Esto produce una gran implicación con los personajes protagonistas, a los que reconocemos, a veces somos nosotros o nuestros conocidos, las situaciones en las que se encuentran las hemos vivido alguna vez o nos las han contado. Hemos visto monstruos y los encontramos en los relatos. Tengo que decir que en muchos momentos más que sentir miedo lo que he sentido ha sido tristeza, algunos de los relatos han llegado a emocionarme mucho, de una forma muy intensa.

El libro se articula en torno a tres ejes que están representados por las tres novelas cortas que dan inicio, centro y fin al libro, los seis relatos que las acompañan completan y reafirman estos tres ejes, dando una gran unidad al libro, quizás porque el monstruo en el fondo siempre es el mismo.

No es casual que el gran personaje, sobre el que giran todos los relatos, sea el monstruo. El monstruo puede ser protagonista, víctima o verdugo, a veces se apodera de todo lo que le rodea y otras veces lo sufre. El autor mezcla fantasía, sueño y realidad dejando sin delimitar los límites entre uno y otro, porque realmente no importa, lo que importa es que el lector se mete dentro de los personajes, hace suyos sus sentimientos y el terror de los relatos viene de eso, de contemplar los enfrentamientos con el monstruo o de ver cómo los protagonistas se convierten en él.

He hablado antes de tres ejes, aunque aparecen en todos los relatos, se remarcan más por bloques, centrados en cada una de las novelas cortas del libro.

Lo primero que nos encontramos es La ciudad inhabitada, novela corta que quizás es la que más me ha gustado de todo, a la que siguen tres relatos cortos.

1. El interior. El cuerpo y la mente.

Nacho nos presenta un monstruo que llevamos dentro, escondido entre los pliegues del cuerpo, lo dejamos jugar con nuestra mente. El monstruo nos atormenta, nos hace daño, nos consume, transtorna nuestros sentidos, nos mantiene prisioneros de nosotros mismos y nos tortura. No podemos escapar porque lo llevamos dentro y la primera víctima del monstruo somos nosotros mismos.

A mitad del libro nos encontramos con Casa ocupada a la que siguen otros tres relatos cortos.

2. El exterior. La familia

No hay protagonistas solitarios en los relatos de Nacho, todos tienen familia: padres, hijos, hermanos, pareja, amigos... La familia se ata a los protagonistas, es el monstruo que los rodea, que lo manipula, que los obliga a transformarse también ellos en monstruos aunque sea de manera accidental. La familia está unida a los protagonistas con cadenas que no pueden romper y, sin lo hacen, no se liberan. Son el motivo que nos lleva a convertirnos en monstruos. A veces a causa de ellos, a veces por amor a ellos. Los monstruos no están solos y hacen daño a los que más quieren, los que más nos quieren son los que nos hacen daño. Los besos devoran. El amor destroza.

El libro se cierra con otra novela corta, esta vez en solitario: El hombre que soñaba con mariposas

3. La sociedad

Con ese último relato, a medio camino entre la ciencia ficción y la pesadilla, vemos a la sociedad como un monstruo en el que estamos inmersos. Huimos de ella, nos enfrentamos de ella, no la entendemos y pataleamos intentando que no nos devore y sobrevivir. Es un relato muy, muy intenso, donde vemos al protagonista pasar de la angustia a la confusión, donde lo vemos revelarse, dudar, aceptar que puede equivocarse....

"Hace unas horas se creía en la cima del mundo y ahora había descubierto que no era más que el desayuno de una cucaracha"

Me dan ganas de hablar mucho más, pero no quiero destripar nada del relato, es mejor acercarse a él como lo hice yo, sorprendiéndome en cada línea, descubriendolo todo a través de los ojos del protagonista, con él así que sólo comentaré que me parece un cierre de antología perfecto, que actúa de contrapunto y revulsivo a todo lo que hemos leído.
Después me pasará por el blog del autor a comentar los relatos uno a uno, por si os apetece hacer lo mismo cuando lo leáis, os dejo la direccion:

http://nachob-elmonstruoenmi.blogspot.com/





miércoles, 2 de noviembre de 2011

[Reseña] Errores de Percepción

A veces la realidad es confusa, la línea entre lo que vemos y lo que soñamos muy fina. A veces la realidad nos asalta de pronto de forma incomprensible, tanto que nos puede hacer dudar de nuestros sentidos. Vemos lo que no existe, nuestra percepción nos engaña. ¿O no es así? ¿Y si es real aquello que creemos producto de nuestra imaginación?

Errores de perpepción nos trae seis historias de fantasmas, de seis autores distintos, donde el horror no se esconde en lugares exóticos a los que nunca iremos, sino que que lo hace entre lo cotidiano: en un saludo entre vecinos, en una canción que suena en la radio o en el mismo lugar donde hemos pasado las vacaciones todos los años. Cada historia nos coge de la mano y nos lleva a cualquier día de personas corrientes, donde lo sobrenatural puede llegar a ser más real que la propia vida y donde el horror, muchas veces, no está en los fantasmas que nos acosan, sino dentro de nosotros mismos.

Paso a contaros qué encontraréis en cada uno de los relatos:

La antología se abre con un relato de Miguel Aguerralde: Una campana en alta mar. Es quizás la historia de fantasmas más clásica que nos encontramos en el libro, y también el único relato coral. Al principio, me pareció que tenía demasiados personajes para ser un relato corto y me costaba distinguirlos y situarlos. Después, conforme avanza la trama, me pareció que todos esos personajes eran necesarios pues lo que hace el autor es usarlos para demostrarnos cómo a una misma situación cada persona se puede enfrentar de forma distinta, según su carácter: vemos cómo unos toman inciativas, cómo otros se dejan arrastar, cómo otros intentan mantenerse al margen. Se pueden tomar muchas decisiones y el autor juega con eso para hacernos dudar de qué personaje está actuando correctamente, cuando lo importante es que cada personaje actúa según su forma de ser y no si es correcto o no lo que hace.

El rostro, de Arancha Sanz, es para mi gusto el mejor relato de la antología. Narrado según el punto de vista del personaje protagonista, la construcción de ese personaje es su gran acierto. Es un personaje complejo del que poco a poco vemos desgranar toda su historia, vemos las diferencias entre lo que ella percibe de sí misma y lo que perciben los demás, esto último dejandose entrever de forma muy sútil, haciendonos dudar de lo que nos está contando, estableciendo un juego de complicidad con el lector que empieza a dudar si la historia que nos está contando es la verdadera realidad o si al final no es más que la realidad deformada que percibe ella. El rostro es una historia de fantasmas personales que resultan ser mucho más horribles que la aparición fantasmagórica.

Con Habitación 207, Enrique Luque de Gregorio nos muestra que los fantasmas no tienen porqué ser los que nos hagan daño, que tal vez el daño nos lo hacemos nosotros mismos. El autor juega con la ambigüedad de no dejarnos saber si nos está contando algo que es real o una fantasía del protagonista para crear suspense y mantener la curiosidad del lector hasta el final.

La mano del muerto, de Jesús Cañadas, es quizás la historia con la trama más compleja del libro. Para mi gusto, el relato se hace demasiado largo, sobre todo al principio hay muchas escenas en las cuales se desgrana una parte muy pequeña de la historia y eso hace que la trama avance muy lenta.Conforme avanza la historia y conocemos más a los personajes gana en interés que va aumentando a medida que nos acercamos al final. Me gustó mucho la relación entre los hermanos protagonistas y también la forma en la que al final todo la trama se va recomponiendo a través del puzzle que nos ha ido dejando el autor, sin dejar ningún cabo suelto.

En La soga, Pedro Escudero nos muestra otro tipo de fantasma que ya no es personal, sino que forma parte de la sociedad que nos rodea, de la que no podemos sustraernos aunque huyamos de ella. No se puede controlar lo que sucede a nuestro alrededor y a veces tenemos la culpa de cosas que no queríamos hacer, nuestro mundo se puede venir abajo en un momento. Pedro nos cuenta cómo podemos hacer daño aún no haciendo nada, aún no queriendo hacerlo, y cómo dudamos de que a pesar de nuestras buenas intenciones, la culpa no será en realidad nuestra, aunque no sepamos cómo ni por qué.

El relato que cierra la antología es La cabaña del lago, de Elena Montagud, una historia intensa de culpas y de miedos, donde nos cuenta lo fácil que es hacer daño a los que más queremos y cómo las heridas que nuestros seres amados nos dejan son las más terribles.Es uno de los relatos con mejor atmósfera del libro, hay una sensación de fatalidad que lo inunda todo, desde la rimera línea y la autora consigue estremecernos jugando con eso, haciendonos ver que las pesadillas y la realidad pueden ser la misma cosa, y que al final terminamos viviendo la pesadilla sin poder hacer nada para evitarlo.

Cierro el libro con la sensación de que he leído mucho más que historias de fantasmas, que me he asomado al abismo donde se esconden los fantasmas íntimos, los que todos llevamos con nosotros, los que verdaderamente nos hacen daño y nos rodean a todas horas. Miro a mi alrededor, la realidad parece igual que todos los días, pero sé que yo también llevo mis fantasmas conmigo. Que en cualquier momento puedo verlos.

Tal vez sea un error de percepción... o tal vez no. 




martes, 1 de noviembre de 2011

Finalista del Certámen Domingo Santos 2011

 Por segundo año consecutivo ¡¡¡Soy finalista del Domingo Santos!! :D :D :D ¡Qué ilusión me ha hecho!!!


Os dejo el  comunicado del jurado:


Finalistas Certámen Domingo Santos

El jurado formado por Joe Álamo (secretario), Aída Albiar, Fernando Martínez Jimeno nos comunican los finalistas del certamen literario Domingo Santos y, por orden alfabético de relato son los siguientes:
Astronauta en la playa de Ramón San Miguel Coca (Guadalajara).
El otro que soy de Carmen del Pino (Málaga).
El peso de la culpa de Natalia Viana Nebot de Betxí (Castellón).
El trato de Igor del Río Robles (Bilbao).
Escondite ingles de Daniel Garrido Castro (Cijuela, Granada).
La visita de David Jasso García (Zaragoza).
Los amantes ajenos de Horacio Marín (Burzaco, Argentina).
Muerte por compasion de Laura López Alfranca (Madrid).
Trece latidos en la noche de Luisa Fernández (Fuenlabrada, Madrid).
Un sueño sencillo de Santiago Sánchez Pérez (Terrasa, Barcelona).
 
Se han recibido un total de 188 relatos. Gracias a todos los participantes, a este excelente jurado lleno de lectores, a Joe Álamo por acceder a volver ser secretario del mismo y nuestras más sincera enhorabuena para todos los finalistas.

lunes, 24 de octubre de 2011

Treinta días de escritura. Día 16.

16. Escribes sobre relaciones románticas. ¿Qué tan lejos llegas? ¿Que tan lejos estas dispuesto a llegar? (Do you write romantic relationships? How do you do with those, and how “far” are you willing to go in your writing? ;) )

Lo cierto es que las relaciones romanticas no es que sea precisamente mi tema favorito y lo he tratado en pocas historias. Algunas sí he hecho, empecé a escribir algunos fics románticos cuando entré en los grupos de Candy Candy, pero mis amigas de allí saben que con mis historias nunca se sabe qué se van a encontrar realmente, pues a veces el tema romántico está muy diluido entre otras cosas y también es habitual que no haya un final feliz, sino que o terminan mal o dejo finales muy abiertos para que sea el lector el que imagine lo que pasa después. Recuerdo un fic concreto en el que terminaba separando a la pareja protagonista y me pidieron un epílogo, para que no los dejara así xDDDDD

En mayo del año pasado me apeteció escribir una novela romántica tópica y me puse a ello. El problema de las novelas románticas es que desde el principio ya sabes cómo van a terminar, con lo que gran parte del interés por conocer el final se pierde, me planteé que no haría nada para difrazar por dónde iba la cosa y centrarme en contar lo que ocurría sin preocuparme de que el lector ya supiera el final. La novela creo que es bastante sosa y bueno, como experiencia estuvo bien pero me quedó claro que no es mi género. Lo que sí he hecho alguna vez es meter alguna subtrama romántica dentro de una novela de otro género, en Tiempos Oscuros metí una, un tanto peculiar y que me gusta mucho como quedó. En la historia que escribí en noviembre del año pasado metí también una subtrama romántica, pero esa quedó fatal, se me fue la olla muchísimo y más de una vez me he planteado que me tengo que poner con esa novela y quitarle toda esa subtrama, que sin ella podría quedar algo decente.

Pasando a las escenas eróticas, la verdad es que he escrito muy pocas; no me gustan las escenas demasiado explicitas, creo que a veces es mucho más efectivo meter una elipsis en el momento justo y dejar el resto a la imaginación del lector. Para que meta una escena sexual en una historia tengo que querer contar algo importante con ella y es tan explicita como lo necesite para lo que quiero contar. En la mayoría de los fics, aunque trate historias románticas, hay muy pocas escenas eróticas y siempre metiendo elipsis, ahora mismo recuerdo en dos de ellos, y no creo que haya muchas más. En la novela romántica hay una  escena muy cutre; en las otras dos historias que os he  comentado antes: Tiempos Oscuros y la que escribí en noviembre, no hay ninguna. Y en relatos cortos yo diría que tampoco hay en ninguno... Recuerdo que intenté escribir un relato para mandarlo al karma sensual y no metí ninguna escena erótica; es más el relato me salió de terror y de erótico no tenía nada. XDDD ¡Qué desastre fue aquello!

Es curioso, pero la mejor escena erótica que he escrito creo que la hice para un turno de una partida de rol, es de las pocas escenas de ese tipo que creo que me ha salido bien. Tal vez porque ahí no estaba hablando de romance, ni de sexo, sino de la desesperación del personaje.